COMANDANTE DEL EQUIPO DE RESCATE Y ASISTENCIA EN DESASTRES (ERAD)

Por: Carlos LÓPEZ

La vida nos pone en las situaciones más difíciles como es la partida de un amor, de un padre o una madre, de un hijo, un hermano, un amigo, hoy (ayer) comandante Gerardo Ayala Lemus te fuiste de este mundo terrenal y partiste al más allá, de una manera inesperada para todos.

En estos momentos cuando sudas frio, cuando no asimilas la realidad y cuando por trabajo tienes que escribir esta despedida, no es fácil, siempre escribía cosas buenas de ti, tus logros, tus éxitos, en el ámbito prehospitalario, en donde día a día te esforzabas por ser mejor.

Gerardo “Omega” Ayala Lemus, hijo de los señores Gerardo Ayala y María Eugenia Lemus, nació un 11 de noviembre de 1983, desde su adolescencia comenzó a seguir los pasos de señor padre quien era activo elemento de la corporación de Comisión Nacional de Emergencias.

Fue tiempo después cuando por fin entró de lleno a la corporación de Rescate y Salvamento de Michoacán, al mando del comandante Gerardo Delgado Estrada, donde tuvo grandes tutores en el ámbito prehospitalario que fueron poco a poco forjando su disciplina y amor por el escudo que portaba, entre ellos los comandantes Alberto Ortiz y Gerardo Delgado.

Su amor por los demás, siempre lo caracterizó, al igual que su sencillez y humildad, lo que le permitió abrirse muchas puertas y conocer a gente de la que aprendió todo lo que sabe, además de que cada curso que había era de los primeros en que se inscribía.

En ese tiempo el que esto escribe sufrió un accidente en motocicleta, recuerdo bien, era un día domingo a mediodía, el estaba de guardia y tocó que fuera a auxiliarme, hasta dejarme en el hospital.

En estos momentos cuando los ojos se te llenan de lagrimas y en verdad no sabes que más escribir, recuerdo su frase “Amar a Morir”, fueron unos años después que se inició la escuela de Rescate Michoacán, avalada por la Secretaría de Educación Pública Federal y Estatal, que tuvo la oportunidad de estar al frente como instructor.

Sus clases siempre amenas, dinámicas, y sobre todo una persona que le gustaba enseñar lo que él sabía, de esa escuela salieron muchos paramédicos que actualmente aun están en activo brindando sus conocimientos a la ciudadanía uruapense.

En una etapa de su vida también se enroló a las filas de los Topos Azteca, llevando acabo diversos adiestramientos, con el simple objetivo de ayudar a los demás. 

Llego el momento en su vida en que decidió separarse de la filas de la Institución de Rescate y Salvamento de Michoacán y perseguir sus sueños, inició con la corporación Equipo de Rescate y Asistencia en Desastres (ERAD), al lado de grandes paramédicos como Martín Legorreta, Ignacio Arias y no podía faltar su señor padre Gerardo Ayala.

Ahí comenzó a formar la corporación, pidiendo peso por peso para comprar una ambulancia, la cual meses después fue una realidad, además también hacía diversos cursos de capacitación como lo fue el de “Paramédico Táctico” para todos los paramédicos de Uruapan a los que motivaba para seguir en ese rumbo.   

Hablar de Omega clave que lo distinguía en la corporación de Rescate y Salvamento, es hablar de una persona, con una calidad y calidez humana, un amigo que siempre estaba dispuesto a tenderte la mano, a escucharte y aconsejarte.

A quién no enseñó a amarrase las botas, a saber los nombre, practica y uso de los nudos, a dar un adecuado RCP, los distintos vendajes, a colocar un collarín, pero lo mejor era que aceptada las criticas y sabía reconocer cuando alguien tenía la razón y esto también lo ponía en práctica.

Amigo Gerardo Ayala, no acabaría de escribir todas las aventuras que compartiste con todos los paramédicos de Uruapan, lo maravilloso ser humano que eras, lamentablemente cuando parase que uno está mejor suceden estas tragedias que ponen fin a proyectos a sueños.

Una lesión en un pie cuando arreglabas el local para tu futuro negocio el cual ya hasta el nombre tenías, y en cuestión de minutos la vida se te acababa en el hospital Regional, tus amigos, tus padres, tu esposa, tus hijos, te recordaremos siempre. “Amar a Morir” guerrero.

 

 

 

 

 

    

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here